cabecera noticias

Fomento pone freno a las bajas temerarias en las licitaciones

El Gobierno reduce a la mitad la posibilidad de presentar ofertas muy a la baja, ya que éstas son el germen de los sobrecostes de los proyectos.

 

J. M. Lamet. Madrid


El Ministerio de Fomento ha decidido poner freno a las ofertas de licitación excesivamente a la baja, ya que éstas son el germen de otro problema: los modificados. Es decir, considerar que han sobrevenido circunstancias que hacen la obra más cara, y aumentar el presupuesto y el tiempo de ejecución.


El secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, anunció ayer que se ha reducido a la mitad la posibilidad de presentar ofertas con bajas sobre el valor de licitación tan acusadas que sean consideradas como ¿temerarias". Es decir, en los actuales pliegos -se acaban de licitar los primerostodas las ofertas económicas que se sitúen cinco puntos por debajo de la baja media (que suele ser del entorno del 20%) se considerarán temerarias. Esto ocurrirá tanto en las subastas como en los concursos, según aseguran a este diario fuentes empresariales.
Hasta ahora, las bajas temerarias eran aquellas que se situaban 10 puntos por debajo de la media. Y ello sólo desde 2010, cuando el por entonces ministro de Fomento, José Blanco, decidió poner fin a la proliferación de modificados del 40% del importe total de las obras.
Ahora esa posibilidad de desfase del coste de una obra pública se reduce a la mitad. Durante su intervención en la asamblea de Asociación de Fabricantes de Mezclas Asfálticas (Asefma), Manuel Niño lo dejó muy claro: ¿Las obras tienen un precio y deben ejecutarse por ese precio para evitar el pernicioso camino de los modificados". Y, además, señaló que se trata de una iniciativa ¿alineada" con la política de desindexación del Gobierno, según informó Europa Press.


La reforma de las ofertas temerarias fue un compromiso que adquirió el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, ante la CEOE Uno de los vicepresidentes de esta patronal, Juan Lazcano, intervino ayer en la misma asamblea que Niño, y dio una de cal y otra de arena. En primer lugar, aseguró que ¿limitar las bajas es bueno, porque al sector de la construcción le cuesta mucho autorregularse, ya que hay poca oferta y mucha competencia".


En segundo, el también presidente de la patronal de las constructoras (CNC), criticó la pasividad de Fomento hacia el subsector de los asfaltos: ¿Llevan cinco años sin hacer apenas rehabilitación de firmes". Niño aseguró que el descenso de la inversión en conservación de carreteras ha ¿tocado fondo" y que la situación ¿está cambiando": ya tiene listos nuevos contratos por 100 millones.

 

Por último, el alto cargo apuntó que el número de años sobre los que una empresa puede acreditar su experiencia para concurrir a las licitaciones del Departamento se elevará de cinco a 10 para las obras de construcción y de tres a cinco para las de suministros.

 

Expansión. Miércoles 22 de enero 2014 p. 22

Log in

feedback
x