cabecera noticies

¿Por qué los contratos FIDIC son el modelo estándar para el sector de la construcción a nivel internacional?

La internacionalización de las empresas y las obras adjudicadas a compañías españolas en el extranjero, han provocado que los FIDIC se hayan convertido en el modelo de contrato de construcción más utilizado a nivel internacional. Pero, ¿por qué son el prototipo estándar?.

En primer lugar, representan un método seguro para realizar inversiones fuera de las fronteras españolas y, en segundo lugar, cuentan con muchas ventajas. Los contratos FIDIC (International Federation of Consulting Engineers, en inglés), según explica Alberto Fortún, socio de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, “ahorra costes de transacción, ya que si un modelo de contrato es reconocido internacionalmente dota de seguridad jurídica a la transacción y, permite realizar con rapidez la evaluación e identificación de riesgos”. Para conocer los retos y desafíos de las nuevas adjudicaciones y obras internacionales, Unidad Editorial Conferencias y Formación, ha organizado la conferencia 'Contratos FIDIC: Análisis de los puntos más complejos y controvertidos del contenido, estructura y formalización de los contratos internacionales de construcción', que se celebrará el próximo 16 de octubre de la mano de los mejores expertos en este ámbito. "La selección de un modelo concreto de contrato favorece la financiación del proyecto", asegura Fortún. En su conjunto, añade, "los estándares ofrecen una solución coherente y armonizada para todos los documentos contractuales, evitando contradicciones". Y, ¿qué importancia tiene el modelo contractual para las operaciones internacionales? "Los distintos modelos de contratos FIDIC permiten definir un plan desde la fase de licitación", explica Fortún. "La elección de un modelo ya conlleva, por sí misma, la definición jurídica de un proyecto y la distribución de responsabilidades y funciones", añade. En unos casos, indica Fortún, "estos contratos reflejan la evolución histórica de los profesionales de la construcción en determinadas jurisdicciones, como los modelos NEC o los estadounidenses AIA. En otros, los modelos defienden mejor la posición del contratista que la del cliente, como los japoneses ENAA. Y, algunos intentan buscar un equilibrio entre culturas y jurisdicciones a nivel internacional, pero deben adaptarse a los proyectos contretos". La Claúsula de Resolución de Disputas (Dispute Adjudication Boards, Arbitraje y otras alternativas) "tiene una importancia crítica", apunta Fortún. Esta 'claúsula de medianoche', llamada así porque siempre se suele dejar para el final de la negociación y para la parte final del contrato, "debe negociarse y pelearse como cualquier otra garantía", indica. En algunos casos, explica, "la claúsula se convierte en la única garantía". Sin un correcto mecanismo de resolución de conflictos, añade Fortún, "los derechos pactados no pueden exigirse y, en consecuencia, resultan ineficaces". Por tanto, la Claúsula de Resolución de Disputas, "exige una redacción cuidada, que evite patologías y que dote de seguridad jurídica al ejercicio de los derechos: debe saberse dónde, cuándo y por quién se resolverá una determinada disputa", advierte Fortún. El arbitraje, asegura, "es, sin duda, el mecanismo más adecuado para la resolución de conflictos internacionales". Además, añade, "para evitar que los gastos del arbitraje se desborden, hay que realizar un diagnóstico temprano de las reclamaciones a presentar, tanto en el momento de negociar la cláusula como con carácter previo a la presentación de una demanda de arbitraje". En líneas generales, explica, "las reclamaciones deben presentarse tan pronto como sea posible, sin permitir que se acumulen o que se pospongan a una fase avanzada o de liquidación. De lo contrario, la posición de alguna de las partes puede encontrarse ya excesivamente deteriorada". La FIDIC es una federación de ingenieros consultores que lleva décadas generando y mejorando distintos modelos de contratos. En la actualidad, los modelos FIDIC, en una u otra variante, "son los más utilizados del mundo", asegura Fortún. Desde el año 1999, explica, "existe una suite de contratos que se identifican por el color de los libros en los que FIDIC los ha publicado". "El más usado es el contrato de obra, en libro rojo, seguido del contrato de proyecto y obra, libro amarillo, y del contrato llave en mano, libro gris o plata". Pero, añade Fortún, también hay otros, "como el modelo de proyecto, obra y operación, del año 2008, o la versión del libro rojo que se utiliza desde el año 2005 en los proyectos financiados por las entidades multilaterales". La práctica totalidad de los proyectos internacionales que reciben financiación de la Unión Europea toman como modelo a los contratos FIDIC. Sin embargo, Inglaterra, indica Fortún, "sigue las prácticas locales para sus propios proyectos". "Algo similar ocurre en España, donde resulta más difícil encontrar un proyecto en el que se siga el modelo FIDIC", añade. Sin embargo, aclara Fortún, "aunque la internacionalización del sector español de la ingeniería y de la construcción no es novedosa, su generalización en los últimos cinco años sí que lo es". Y, esto, añade, "está exigiendo una continua formación y adaptación de nuestros ingenieros y profesionales, algunos de los cuales tienen experiencia contrastada en la gestión de contratos FIDIC". "Ahora es el momento de mejorar y de compartir experiencias, tanto malas como buenas", sentencia Fortún.

 

Expansión. 4 octubre 2013

En primer lugar, representan un método seguro para realizar inversiones fuera de las fronteras españolas y, en segundo lugar, cuentan con muchas ventajas. Los contratos FIDIC (International Federation of Consulting Engineers, en inglés), según explica Alberto Fortún, socio de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, “ahorra costes de transacción, ya que si un modelo de contrato es reconocido internacionalmente dota de seguridad jurídica a la transacción y, permite realizar con rapidez la evaluación e identificación de riesgos”. Para conocer los retos y desafíos de las nuevas adjudicaciones y obras internacionales, Unidad Editorial Conferencias y Formación, ha organizado la conferencia 'Contratos FIDIC: Análisis de los puntos más complejos y controvertidos del contenido, estructura y formalización de los contratos internacionales de construcción', que se celebrará el próximo 16 de octubre de la mano de los mejores expertos en este ámbito. "La selección de un modelo concreto de contrato favorece la financiación del proyecto", asegura Fortún. En su conjunto, añade, "los estándares ofrecen una solución coherente y armonizada para todos los documentos contractuales, evitando contradicciones". Y, ¿qué importancia tiene el modelo contractual para las operaciones internacionales? "Los distintos modelos de contratos FIDIC permiten definir un plan desde la fase de licitación", explica Fortún. "La elección de un modelo ya conlleva, por sí misma, la definición jurídica de un proyecto y la distribución de responsabilidades y funciones", añade. En unos casos, indica Fortún, "estos contratos reflejan la evolución histórica de los profesionales de la construcción en determinadas jurisdicciones, como los modelos NEC o los estadounidenses AIA. En otros, los modelos defienden mejor la posición del contratista que la del cliente, como los japoneses ENAA. Y, algunos intentan buscar un equilibrio entre culturas y jurisdicciones a nivel internacional, pero deben adaptarse a los proyectos contretos". La Claúsula de Resolución de Disputas (Dispute Adjudication Boards, Arbitraje y otras alternativas) "tiene una importancia crítica", apunta Fortún. Esta 'claúsula de medianoche', llamada así porque siempre se suele dejar para el final de la negociación y para la parte final del contrato, "debe negociarse y pelearse como cualquier otra garantía", indica. En algunos casos, explica, "la claúsula se convierte en la única garantía". Sin un correcto mecanismo de resolución de conflictos, añade Fortún, "los derechos pactados no pueden exigirse y, en consecuencia, resultan ineficaces". Por tanto, la Claúsula de Resolución de Disputas, "exige una redacción cuidada, que evite patologías y que dote de seguridad jurídica al ejercicio de los derechos: debe saberse dónde, cuándo y por quién se resolverá una determinada disputa", advierte Fortún. El arbitraje, asegura, "es, sin duda, el mecanismo más adecuado para la resolución de conflictos internacionales". Además, añade, "para evitar que los gastos del arbitraje se desborden, hay que realizar un diagnóstico temprano de las reclamaciones a presentar, tanto en el momento de negociar la cláusula como con carácter previo a la presentación de una demanda de arbitraje". En líneas generales, explica, "las reclamaciones deben presentarse tan pronto como sea posible, sin permitir que se acumulen o que se pospongan a una fase avanzada o de liquidación. De lo contrario, la posición de alguna de las partes puede encontrarse ya excesivamente deteriorada". La FIDIC es una federación de ingenieros consultores que lleva décadas generando y mejorando distintos modelos de contratos. En la actualidad, los modelos FIDIC, en una u otra variante, "son los más utilizados del mundo", asegura Fortún. Desde el año 1999, explica, "existe una suite de contratos que se identifican por el color de los libros en los que FIDIC los ha publicado". "El más usado es el contrato de obra, en libro rojo, seguido del contrato de proyecto y obra, libro amarillo, y del contrato llave en mano, libro gris o plata". Pero, añade Fortún, también hay otros, "como el modelo de proyecto, obra y operación, del año 2008, o la versión del libro rojo que se utiliza desde el año 2005 en los proyectos financiados por las entidades multilaterales". La práctica totalidad de los proyectos internacionales que reciben financiación de la Unión Europea toman como modelo a los contratos FIDIC. Sin embargo, Inglaterra, indica Fortún, "sigue las prácticas locales para sus propios proyectos". "Algo similar ocurre en España, donde resulta más difícil encontrar un proyecto en el que se siga el modelo FIDIC", añade. Sin embargo, aclara Fortún, "aunque la internacionalización del sector español de la ingeniería y de la construcción no es novedosa, su generalización en los últimos cinco años sí que lo es". Y, esto, añade, "está exigiendo una continua formación y adaptación de nuestros ingenieros y profesionales, algunos de los cuales tienen experiencia contrastada en la gestión de contratos FIDIC". "Ahora es el momento de mejorar y de compartir experiencias, tanto malas como buenas", sentencia Fortún.¿Por qué los contratos FIDIC son el modelo estándar para el sector de la construcción a nivel internacional?,Empresas y Finanzas. Expansión.com
feedback
x