cabecera noticies

Las bajas en la obra pública alcanzan un máximo del 26%. Expansión 23-03-2015

Construcción/ El Ministerio de Fomento es la administración que consigue mayor ‘ahorro’, con unos descensos que en 2014 se situaron, de media, en el 33%.

La obra pública se adjudicó en Catalunya con una baja media del 26% en 2014, lo que supone un récord. Este resultado se produjo a pesar de que cayó el número medio de firmas que se presentaron a las licitaciones, lo que a primera vista podría parecer paradójico. Por una baja se entiende el importe por el que se adjudica una obra, en comparación el precio inicial de la licitación.

Desde 2009, cuando se alcanzó el mínimo, las empresas han presentado ofertas con un precio cada vez más ajustado, con el objetivo de conseguir obra pública.

La parte económica tiene un peso cada vez mayor en los contratos que formaliza la Administración, sobre todo en el caso del Ministerio de Fomento. En el caso de Adif, algunas obras se han adjudicado con un descenso sobre el precio inicial en torno al 50%. La media en el Ministerio de Fomento se situó en el 33,2%.

En cambio, tanto la Generalitat como los ayuntamientos y diputaciones obtuvieron ahorros menores, del 20% de media en las obras que adjudicaron en 2014 sobre el precio de licitación. Dentro del Govern, Infraestructures.cat, con un 15,6%, fue el organismo con menores bajas, frente al 24,5% de la Agència de l’Habitatge, según datos de la Cámara de Contratistas.

El presidente de entidad, Joaquim Llansó, resume que, mientras Fomento no pone límites en las ofertas a la baja, otras administraciones como la Generalitat consideran que existe una baja temeraria –y por tanto, las candidaturas quedan excluidas– cuando el presupuesto de un proyecto se sitúa dos puntos por debajo de la media; y además, se han endurecido los criterios para justificar estas ofertas más económicas. El exdirectivo del Segarra-Garrigues, Prointec y ACS cree que estas ofertas han llegado al máximo.

El año pasado continuó el descenso del número de empresas que optan a una obra. En apenas tres ejercicios, la cifra ha caído a la mitad, de las 29 compañías de 2011 a las 14 firmas del pasado año.

“Vimos un repunte en 2010 y 2011 cuando muchas empresas que se dedicaban a la construcción se quedaron sin trabajo y probaron en el sector público; pero ahora, muchas han visto que no es fácil entrar en este segmento, y otras han desaparecido como consecuencia de la crisis”, justifica Llansó.

Los ayuntamientos, consells comarcals y diputaciones se mantienen como los organismos que más empresas atrajeron a cada concurso, con una media de 16 firmas.

Artur Zanón. Expansión 23-03-2015

feedback
x